IVOOX

Hemos vuelto y estamos emitiendo en http://www.radioenlace.org/ , https://asaltomataradiorock.com/. y en http://www.rockinbierzo.com/. Los podcasts, siguen disponibles en nuestra página de Ivoox.

domingo, 24 de enero de 2021

LUTER: "EL HÉROE DEBERÍA SER APEDREADO"

Entrevisté a Luter semiconfinado. Obligado a trabajar desde casa y considerando oportuno grabar el programa de radio Otra Semana de Rock en la misma habitación en la que desarrollo las labores que me permiten pagar las facturas, decidí utilizar una aplicación de móvil para conversar con el rock autor de Lacoma (barrio situado en la zona norte de Madrid).

Hablar con Luter es como tratar con un colega de la adolescencia. En los años 80, muchos chavales de los barrios y ciudades dormitorio alimentábamos nuestra rebeldía escuchando a los grandes nombres del rock nacional e internacional. En los 90, los más decididos comenzaron a pasarse al otro lado del escenario formando grupos y, los más avispados, pusieron su objetivo en hacer de la música su profesión. La mayoría tuvieron que conformarse con ser técnicos de escenario o dedicarse a otros aspectos del negocio, aunque alguno llegó a dedicarse profesionalmente a la música e incluso a acompañar a bandas y artistas de primer nivel.

Eduardo García Martín, más conocido como Luter creció en el barrio de Lacoma y  adquirió peso en el llamado rock estatal tocando la guitarra y cantando con el grupo Los Reconoces. Tras la disolución de esta banda, emprendió una carrera en solitario en la que ha evolucionado desde el rock callejero y urbano heredero de Rosendo y sus Leño, hacia otros sonidos más elaborados, que han cristalizado en sus dos últimos discos.

Poco antes de las Navidades, se editó su quinto trabajo, un doble EP que lleva por título 'Héroe Humano'. Las canciones fueron concebidas antes de la pandemia del COVID-19, aunque sus textos y conceptos no pierden vigencia durante esta pesadilla que está cambiando nuestras vidas. “He estado, como todos, sufriendo las consecuencias y recomponiendo los restos del naufragio y, a la vez, construyendo una nueva cabaña. Nunca he dejado de hacer y hacer y hacer… A veces hay que pensar que no pasa nada”, relata el músico madrileño sobre la necesidad de aislamiento mental para avanzar en estos tiempos.

Pasemos a la primera parte de la entrevista:

¿Pensaste en aplazar la edición de tu nuevo disco? 

El disco lo terminé cuando se acabó el mundo, en marzo. El 9 de aquel mes estábamos terminando las baterías con Daniel Griffin -batería entre otros de Fito & Fitipaldis-, una máquina. Estábamos terminando la canción 'Lo desconocido'. Fue muy simbólico. Es un tema muy curioso, un viaje iniciático. Cuando pudimos volver a la medio vida que tenemos ahora, le dimos la forma completa. A finales de año decidí ponernos con el arte y lanzarlo. En 2020 tenía programadas veinte y pico fechas cerradas que no pude hacer. 

Tus discos implican, por un lado, sencillez y, por otro, una elaboración casi obsesiva, no sólo en la música, sino también en el arte, los títulos… 

Intento que todo sea cercano y que cualquiera lo entienda: la portera, el filósofo, el conductor de autobús o incluso, que yo me entienda a mí mismo (se ríe). Detrás hay un trabajo muy arduo de buscar la palabra, la imagen que va a aparecer, el título. Este trabajo es una obra conceptual en sí misma.  El que tenga el disco en casa lo va a ver: el espejo, el interior del libreto con fotos mías creando dos mundos de hierros, de neones, las palabras buscadas. En fin, yo no voy a descubrir nada porque creo que la gente tiene que jugar a investigar dentro del trabajo y dentro de cada canción hay un significado que hay que saber leer entre líneas porque si no vas a coger una parte, una capa, pero la cebolla tiene muchas más. Por eso mis trabajos son muy lentos y tardo tanto en hacerlos. 


Háblanos de la dicotomía que planteas entre héroes y humanos ¿tenemos todos una parte heroica y otra humana? 

He sugerido que estamos un poco equivocados, por eso hay un espejo en la portada. En la parte heroica quiero ridiculizar lo que nos vienen contando, que tenemos que ser héroes todos; el héroe cotidiano de todos los días, conseguir pagar una hipoteca. Nos hacen ver que somos héroes cuando somos humanos. Es una realidad que tenemos todos los días. Abres Instagram y sólo hay héroes y heroínas. Sobre la música que escuchamos en todos los lados, ya ni te cuento. Es la cuestión de querer ser más, aparentar. Yo quería reírme de eso. El Quijote era reírse de una novela de Caballerías. En la parte heroica usamos los sonidos estridentes. Hay canciones que, a primera vista, parecen banales, pero luego tienen mucho trasfondo. Y la parte humana es la más terrenal. Cada uno se puede identificar en dónde quiera. Incluso, depende de cada momento del día, puedes estar en un lado u otro. 

¿Encuentras paralelismos entre la dicotomía héroe-humano y la pandemia que nos ha asolado desde marzo de 2020? Por ejemplo, salíamos a aplaudir a los balcones a unos supuestos héroes; pero estaban sufriendo y pasando mucho miedo. 

La idea es de antes de la pandemia y uno de los plantamientos fue cambiar el título porque aparecía la palabra “héroe” en todos los sitios. Ahora hay muchos carteles en las calles con esa palabra. En el disco, fuera de la música, aparece una frase que dice “el héroe debería ser apedreado y el humano, aplaudido”. Pero esta idea es prepandémica. Creo que debe ser así; el héroe es para entretenernos. Cuando se quita la careta es un ser humano. A ese es al que hay que aplaudir. Sí que encuentro paralelismos, fue un poco premonitorio. Los que nos dedicamos a la creación estamos siempre olfateando y vemos las cosas más rápido porque es nuestro oficio. 

Hay desastres a los que nos enfrentamos como el cambio climático, por ejemplo.

Claro y estamos viendo otras muchas cosas, como la lucha de los agricultores mal pagados, Estados Unidos creando fronteras y división entre los seres humanos; de las relaciones personales ya ni hablamos. Y lo que decíamos antes, acceder a un hogar, a un trabajo, las cosas simples, mínimas, son dificilísimas. Hay algo que está removiéndose; o lo frenamos nosotros con nuestra inteligencia o lo frena la propia naturaleza. Todo tiene su límite.

Javier del Valle

Continuará...